El Presidente de la Federación de Ciclismo de Castilla y León presente en el Encuentro Nacional sobre el Uso de las Bicicleta en las Ciudades organizado por la DGT

El Centro Superior de Educación Vial (CSEV), dependiente de la Dirección General de Tráfico (DGT), ubicado en Salamanca acogió ayer el Encuentro Nacional sobre el Uso de la Bicicleta en las Ciudades. Al evento, convocado por la Directora General de la DGT, María Seguí, acudió invitado el Presidente de la Federación de Ciclismo de Castilla y León, Roberto Coca, junto a distintas personalidades de la propia DGT así como de Ayuntamientos, Universidades, Asociaciones Civiles en defensa del uso de la bicicleta, formadores en educación vial y fabricantes de bicicletas, entre otros.

El encuentro estaba enmarcado dentro de un proyecto superior de la Dirección General de Tráfico. Mónica Cortés, Subdirectora General de Políticas Viales; Miguel Moreno, Jefe Provincial de Tráfico de Salamanca y Violeta Manso, Coordinadora de la Unidad Educativa, fueron los encargados de recibir a los asistentes. Cortés explicó al inicio que el objetivo principal de la jornada “es poder sacar una serie de conclusiones a través del consenso y el diálogo de todos los participantes, queremos realizar con ellas un decálogo”. A continuación, se expuso un estudio realizado por la editorial de tráfico vial, ETRASA, comparativo del nivel de uso de la bicicleta en España con los países de nuestro entorno. Dicho documento constató que existe aún una gran desventaja, lo que motivó un amplio y enriquecedor debate entre los asistentes.

Ya en la jornada de tarde se formaron tres mesas de trabajo de exposición de ideas bajo el título: Planes de Movilidad en Bicicleta y Gestión administrativa, coordinado por Marisol Santos del Ayuntamiento de Madrid; Educación y Formación, tutelado por José Ignacio Lijarcio de la Universidad de Valencia y Buenas Prácticas, Orientaciones y Prevención de Riesgos, dirigido por Manuel Nogales. Finalmente se analizaron conjuntamente las conclusiones de cada mesa. En general se concluyó que “lo básico es cambiar la filosofía del transporte urbano, tanto por parte de los poderes públicos como de la ciudadanía, para llegar al convencimiento de que una ciudad con menos coches y más bicicletas es un acercamiento a una ciudad más sostenible y ecológica”.

Anuncios